Breve Apunte Biográfico - Exégesis - de José Fernando Penelón


José Fernando Penelón desplegó su actividad pública, diamantina, en congruencia con la ideología política marxista, durante casi 50 años, esencialmente, en el orden sur americano y nacional, centrado en la actividad político sindical y en la representación de la clase obrera en el parlamento comunal, esta última, no como condición, pero sí como índice de una buena actividad socialista

Nació el 8 de setiembre de 1890 y falleció el 24 de octubre de 1954, abarcando su accionar desde 1906 hasta 1954.

Fue obrero gráfico, intelectual autodidacta, periodista, brillante polemista y escritor.

En 1906, José Fernando hizo sus primeros pasos sindicales, durante la huelga de los gráficos, dirigida por Luis Bernard que se prolongó durante dos meses, obteniéndose un convenio colectivo de trabajo por dos años, fogueándose en esta lucha como dirigente gremial, con 16 años recién cumplidos.

En ese mismo año ingresó al Partido Socialista y colaboró en la formación de los primeros núcleos sindicales.

Su vida, marcada por la mejor tradición marxista, hace que lleve hasta las últimas consecuencias su paradigma ético-estético – por aquello de que lo bello es lo más próximo a la verdad absoluta -, sustentado en los presupuestos del pensamiento critico, que ponen la lucha de clase en el centro del problema metodológico concreto y, tan es así, que va a ser consecuente con esta forma de ser y de pensar, ¿cómo?, quizás algún recorte de su vida sean suficientes para significarlo. Cuando accedió por primera vez a una banca en el Concejo Deliberante –1920 por el P. C., partido del que fue vital y substancial fundador-, dijo: "la banca es del proletariado y solo estaba ahí para servir a sus intereses de clase", después haber sido designado por LENIN, Coronel honorario del EJERCITO ROJO y, haber tenido también el honor que el cargo, a instancias de los alcahuetes del Comité Central del Partido Comunista Argentino, LE FUERA RETIRADO POR STALIN, después de su Termidor, finalizando su vida, como siempre ocurre con los verdaderos patriotas, en la absoluta pobreza, velados sus restos en el comité central del PARTIDO CONCENTRACIÓN OBRERA (tercer partido del que fue principal fundador, como antes lo hiciera con el Partido Socialista Internacional), pagada la ceremonia por miembros de la clase a la que dedicó su vida, envuelto su féretro con la bandera roja del proletariado, fue un acto sin solemnidad, ya que como sostenía, parafraseando a Bernard Show: "nada bueno se obtiene de lo solemne".

Elegido en 1920 como concejal por el P.C.A., reelegido en 1927, siendo expulsado el mismo año de dicho partido, termino su mandato por CONCENTRACIÓN OBRERA y, fue electo por el mismo en 1932, o sea, cumplimentando tres periodos como edil, observando meticulosamente su propósito, representar los intereses de la clase obrera.

Dejando para la posteridad, entre otras, una sentencia que lo coloca entre las principales figuras de la primera mitad del siglo veinte, que sostuvieron con verdadero denuedo la soberanía del pueblo, cuando en sesión memorable, al fundar la posición de su partido, CONCENTRACIÓN OBRERA, en el debatido asunto de la prórroga a las concesiones eléctricas de Compañía Argentina de Electricidad (CADE), Compañía Italo Argentina de Electricidad (CIADE) y la CHADE , en el periodo 1936 del Concejo Deliberante, interrumpido constantemente, puso término a su discurso con estas palabras: "El pueblo, tarde o temprano sabrá encontrar el cauce para buscar las soluciones que lo beneficien y desechará a los gobernantes o a la mayoría que lleguen al gobierno con la idea de contemplar situaciones de privilegio como la que se busca con este consorcio, desechando soluciones de interés nacional. Ya llegará el momento en que el pueblo sepa decir a esos gobiernos: ustedes no sirven, hay que reemplazarlos por otros que representen de verdad los principios bien entendidos de la nacionalidad". (ver archivo Su Lucha contra las Privatizadas)

En 1908 interviene en la fundación de las juventudes socialistas, propulsor de la primera Federación Juvenil Socialista, echa las bases y traza la orientación del Comité de Propaganda Gremial que consigue organizar 18 gremios, entre ellos: Unión general de obreros del calzado, Empleados de comercio y anexos, Sastres, costureros y anexos, Obreros de la Refinería Argentina del Azúcar, Unión de Obreros Municipales, Obreros Toscaneros, Obreros Carniceros, Unión Obreros de la Dirección del Puerto, Faenadores de Cerdos, Unión de Empleados de Correos y Telégrafos, Unión Mozos y Cocineros de a bordo, Unión de Obreros Cerveceros, Licoreros, Repartidores y anexos, Unión Obreros de la industria textil, Unión Obreros Tranviarios, Unión Obreros de las Obras Sanitarias de la Nación , Unión General de Obreros en Tabaco, Dependientes de Comercio y anexos, Dependientes y Mozos de Almacén y Vendedores de Diarios de la Provincia.

Haciendo gala de suma comprensión, no haría ni más ni menos, que lo que después volcaría en su libro "La organización sindical argentina" (inédito y lamentablemente extraviado, citado por muchos autores que se dedicaron a la historia del movimiento obrero argentino, hasta ahora solo se han encontrado algunas partes)

"A medida que la lucha se hacía más intensa, los obreros argentinos comenzaron a sentir la necesidad de unirse. Los resultados de su actividad sindical así lo exigían. Es verdad que durante este período, se generalizó en muchos gremios la jornada de ocho horas y se aprobó la ley de descanso dominical (a iniciativa de A. Palacios); pero la situación económica era cada vez más desesperante. Las luchas por las cuestiones de organización, el uso y abuso de las huelgas generales, determinaron que una gran parte de la actividad sindical tuviera resultados desfavorables. La mayoría de los conflictos fracasaban. La lucha de las tendencias había recrudecido tanto, que era un obstáculo a la acción de clase, y la lucha contra el capitalismo determinaba la necesidad de la concentración de las fuerzas obreras. En algunas industrias donde había dos sindicatos, éstos se unieron llevados por la necesidad de la lucha."

En cuanto a su actividad como dirigente gremial, activa en la Federación Gráfica Bonaerense intensamente desde el año 1910, es más, a partir de 1915, por voto directo de sus compañeros, fue elegido director de su periódico, el "Obrero Gráfico". Siendo secretario general de ésta, formó parte del Concejo Federal de la ex F.O.R.A. IX Congreso, fundando también el Comité Argentino de la Sindical Internacional Roja. Dentro de sus actividades en la Federación Gráfica , pasó por 65 talleres, de los cuales fue expulsado por huelgas, represalias, etc. Taller donde Penelón entraba a trabajar, era taller que se organizaba en torno a la Federación Gráfica Bonaerense. (ver archivo adjunto Comité de Propaganda Gremial)

En 1912, en el mismo año que con su conducción la Federación Gráfica Bonaerense logra ser reconocida por primera vez por la patronal como representante de los trabajadores del sector, el reformismo comenzaba a diseñarse, conjuntamente con el auge electoral del Partido Socialista, la minoría, que tenia como máximos referentes a Ferlini y a él, funda el "Centro de estudios Carlos Marx" y edita durante dos años el periódico "Palabra Socialista". En su primer número (julio de 1912) Penelón dice, esbozando los propósitos de la publicación: "En desacuerdo con el pensamiento reformista del teórico socialista alemán Bernstein, de que, en la lucha por la emancipación obrera, "el movimiento es todo y nada, lo que se llama habitualmente la aspiración final del socialismo", nosotros entendemos que este movimiento, para responder real y fecundamente a los trascendentales fines de la doctrina marxista, debe cultivar con firmeza las concepciones fundamentales del socialismo, o de otro modo el ideal de la completa transformación social." Y más adelante: "en el movimiento obrero y socialista de esta república ya se ha dejado sentir la influencia de un extremo y no confesado "revisionismo práctico", y que, ante ello, es necesario sostener y propagar los conceptos íntegros, netos, lógicos de la grandiosa concepción socialista de Carlos Marx, no como apriorismos y formulismos doctrinarios estrechos, sino como juicios consolidados en la honda observación de la experiencia histórica, de imprescindible utilidad para la acción de la clase trabajadora."

"Estos son, brevemente expuestos, los propósitos que nos animan sinceramente y que hemos de defender desde estas columnas, a pesar de que, quizás, no seamos nosotros –modestos trabajadores- los más capacitados para sostenerlos triunfalmente"

Consecuente con este orden preceptivo de la observancia en el materialismo histórico, sin caer precisamente en apriorismos y formulismo doctrinarios estrechos, es que en 1927, funda CONCENTRACIÓN OBRERA, anclada en la mejor tradición de la Revolución de Mayo, el PLAN DE OPERACIONES.

En 1928, coincidiendo absolutamente, su amigo y entrañable compañero, José Carlos Mariátegui, escribe las siguientes palabras: "No queremos, ciertamente, que el socialismo sea en América calco y copia. Debe ser creación heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, al socialismo indo-americano. He aquí una misión digna de una generación nueva".

Estos presupuestos epistemológicos, de un marxismo, visto desde el socialismo indo americano y el Plan de Operaciones de la Revolución de Mayo, inaugurarían, en la primera mitad del siglo XX, en sur América, la concentración entre el racionalismo de las luces y el romanticismo, tan caro al análisis de Marx y Engels. O sea, un pensamiento que es resultado de una síntesis dialéctica entre el pensamiento racionalista, materialista, científico, de la filosofía de las Luces y del gran idealismo alemán, con esta crítica de ese contexto romántico en tanto civilización burguesa. Es la síntesis de los dos y sintetiza la singularidad del pensamiento de Penelón y de Mariátegui, que debe particularizar en la actualidad, el ancho campo de lo nacional y popular, enraizado en la soberanía del pueblo, para lograr la verdadera independencia de sur América. En suma como ya en 1924, decía José Fernando, como síntesis de lo particular y lo general, la axiomática necesidad de establecer, LA CULTURA DEL FRENTE DEMOCRATICO Y SOCIAL, HOY ESENCIAL, INDISPENSABLE, INELUDIBLE, IMPERIOSO, INSUSTITUIBLE E IMPRESCINDIBLE. Y no es que esta síntesis surge como frase formal, sin substancia o, sin reconocer al ser humano como mediador conceptual entre el contenido y la forma, su preocupación y ocupación por la disensión en el campo de LA CULTURA , lo había llevado ya en 1921, desde la conducción del P.C., a realizar una de las mejores ideas que la izquierda marxista argentina pergeño en ese tiempo, la creación de "EL COMPAÑERITO", revista infantil de divulgación escolar que llego a competir palmo a palmo con Billiken e incluso superarla en venta, por supuesto fue clausurada, pero marcó una impronta que hoy es recogida en Venezuela y Cuba, con relación a la educación en los jardines de infantes y, la escuela primaria. Pero además, como entendía que la disputa cultural debía darse en todos los terrenos, citando a Mariano Moreno, repetía: "que los esclavos eran los que hacían a los tiranos" y, remataba sosteniendo él: "la prescindencia equivale a no tener ideología política en el plano de los grandes acontecimientos nacionales." (ver archivo: El frente popular que proponía Penelón)

En cuanto el terreno del paradigma ético - estético, aplicado al campo del arte y la literatura, va a sostener:

"Muy a menudo oímos, hoy en día, atacar al arte y a la literatura llamada "social", y designada como "arte o literatura de propaganda". También oímos abundantes quejas sobre el "control" o las "trabas" a los intelectuales.

Creemos interesante aclarar algunas ideas. Puede existir – existe, sin lugar a dudas- un arte, una literatura de propaganda que, cumpliendo una función útil, merezca críticas desde el punto de vista artístico. Pero no se lo puede identificar con la totalidad de la literatura o el arte socialista."

" Toda obra artística llena una función educativa. El socialismo se opone sólo a aquellas que educan negativamente; a las que tienden a exaltar una sociedad corrupta, a desarrollar instintos perversos, a afianzar el sometimiento a la barbarie, a perjudicar al individuo y a la comunidad con una prédica malsana, como sucede en la actualidad con las tres cuartas partes de las "libres" obras de arte de occidente, muchas de las cuales podrían ser designadas como "propaganda de inmundicias".

"El límite, el famoso "control" de los intelectuales está, a nuestro entender, en no permitir que bajo el manto de la libertad de expresión se encubra el veneno que intoxique a los jóvenes y a las sociedades.

De la misma manera que no basta el fondo social para crear una verdadera obra de arte, no basta tampoco la perfección de la forma si los conceptos son vacíos, o negativos, o no existen."

"La verdadera obra de arte debe tener forma y fondo, y por lo tanto, ofrecer una visión exacta, sincera, del hombre como individuo y como ente social, una visión exacta, sincera, de la sociedad que indudablemente describa en forma total o parcial. Y si procede con rectitud, con veracidad en esa pintura, con espíritu crítico, terminará siendo la tan mentada "obra social" y para horror de los burgueses, coincidiendo con la crítica a la prédica del socialismo."

"Eludir el planteo social, crear seres o problemas desligados de la realidad, es hacer una pobrísima obra, ya que no hay individualismo que no reciba y sufra la influencia del ambiente social en que actúa."

"Pintar la realidad, esa es la "propaganda" que asusta a la burguesía, que prefiere los asesinos idealizados, los gángsters simpáticos de las novelas y el cine yanqui."

ILUMINADOR!!!:

Entendía, como ya lo habían hecho en agosto de 1810, Castelli y Belgrano, cuando en una reunión con Paso, que tenia la llave del dinero, pidiéndoselo para construir escuelas, dijeron: "con la revolución rompimos las cadenas, que sujetaban al pueblo, pero si no rompemos las cadenas culturales, haciéndonos, en principio, cargo de la educación, seremos derrotados, porque no podremos romper las cadenas que tienen en su mente". Por ello para él, incansablemente, como se refirió anteriormente: LA BATALLA ESENCIALMENTE SE DA EN EL TERRENO CULTURAL Y EL CAMPO DONDE SE DIRIME ES EL DE LA LUCHA DE CLASES, el párrafo que precede es absolutamente elocuente. (ver debate Penelón José Ingenieros)

En 1912, el Partido Socialista, no escucharía las advertencias de Penelón y, terminaría en un reformismo oportunista y abyecto. Del mismo modo, el P.C.A., cayendo asimismo en oprobio quimérico del que jamás se recuperaría, en 1926/ 27, tampoco prestó atención a José Fernando Penelón y, en 1929, a José Carlos Mariátegui, desatendiendo los preceptos de ambos, empezando, ese mismo año, el movimiento comunista latino-americano a caer bajo la influencia del paradigma estalinista, que impuso, durante casi medio siglo, el calco y la copia de la ideología de la burocracia soviética y de su llamado "socialismo real". Siendo hasta hoy, porque nunca batalló con solidez, el principal co responsable, dada la indudable influencia del P.C.A. en todo el comunismo del continente, (así como la insistencia, estéril por cierto, de teñir todo el pensamiento marxista), que Latinoamérica sea el más injusto del mundo, pues de sus 550 millones de habitantes, 320 millones son pobres y de ellos, 220 millones indigentes. El otro responsable es la Oligarquía y Burguesía transnacionalizada, que pudo así abrir, fácilmente, el continente al imperialismo, pero esta clase para eso está, no se suicida. O sea, a una oligarquía liberal, el PC opuso, una visión del proletariado liberal (ver la extraordinaria polémica Emilio J. Corbiere - Eugenio Moreno, sostenida en el periódico Nueva Presencia)

Vaya aquí una salvedad, cuando el texto se refiere al PC o a la conducción del mismo, siempre se hace en relación a su Comité Central y, sobre todo las figuras de Codovilla y Ghioldi, que llegarían al oprobio de tratar de aventurero al Che, pero no solo, así como también a su principal intelectual orgánico, Agosti, o sea el fundamental gestor de la ideología de la agrupación, que para demostrar hasta donde se puede llegar, no hay que olvidar la afectuosa carta, con su firma, que en diciembre de 1976, le escribiera al genocida Videla, agradeciéndole su apoyo al congreso de DDHH, que se estaba realizando en ese momento. De ninguna manera a los "verdaderos" compañeros de base de dicho partido, que con un heroísmo ejemplar han regado de sangre nuestro suelo, el de varios países latinoamericanos, europeos y asiáticos. Así como también a los actuales, la gran mayoría de ellos, militantes ejemplares, que la conducción, incluso contemporánea, de dicho partido, no merece, ya que no ha cambiado un ápice la impronta subjetiva y cultural de su historia, por supuesto se refiere a la que irrumpe a partir del desaguisado de 1928 y, peor aun, todavía siguen reivindicando el nefasto VIII congreso, de ese año. Para estos valiosos compañeros, el mayor de los respetos y, como merecido homenaje, ojalá algún día puedan cambiar el Partido, refundandolo sobre su mejor tradición, el período que va, desde su instauración hasta 1927, rescatando su accionar, en el país, en sur América, como en el mundo, donde fue admirado y respetado como nunca, por todo el pensamiento marxista de la etapa y aun hoy, ese período, lo sigue siendo, es mas, es uno de los vitales faros para un socialismo del siglo XXI. Por supuesto, sometiendo a crítica y adaptando, a la actualidad, su brillante acervo.

Dentro del Partido Socialista, ocupó puestos de gran responsabilidad, desde Secretario del Centro de Comité Electoral hasta miembro del Comité Ejecutivo, delegado de Congresos y candidato a diputado a los 25 años, en 1916.

Planteando en el seno del P.S. la disidencia con motivo de la guerra europea, encabezó la corriente marxista que obtuvo un ruidoso triunfo en el Congreso de La Verdi , polemizando con Juan B. Justo. Su discurso en dicho Congreso, ajustado al pensamiento critico, es una de las piezas oratorias, recordada por su profundidad, que enorgullecería a Marx y Engels, ya que pone de forma brillante, en la médula del debate, la unidad entre lo histórico y lo lógico (ver completo en "discurso de la Verdi "). Dicha unidad preceptiva en el marxismo, se ve reflejada en el siguiente párrafo, cuando dice: ....."Entendemos, de acuerdo a nuestro concepto, hoy más preciso que nunca, que las guerras son el producto de antagonismos de fuerzas capitalistas distintas. Así debemos pensar todos los que nos digamos sostenedores del MATERIALIMO HISTÓRICO.

Para justificar nuestra tesis nos bastaría recurrir a un viejo libro: EL MANIFIESTO COMUNISTA, donde dice que la clase capitalista está en constante lucha con la clase trabajadora de su país y con los capitalistas extranjeros, y aún entre los capitalistas del mismo país. Es una triple lucha que sostiene la burguesía y para la cual, solicita el apoyo de la competencia capitalista.

Es la verdad que podemos comprobar en la actual conflagración europea.

Se habla de una lucha de naciones. Nuestro concepto científico de la historia ve en todas las guerras no un choque entre naciones, sino más bien entre Estados. Y el Estado no es más que un medio de fuerza para mantener los antagonismos sociales, las diferencias de clase, que ha sido perfectamente definida por Lasalle al referirse a la constitución como relación de fuerzas de potencias frente a frente.

El Estado es pues, hoy por hoy, el instrumento de la burguesía, y si es compresible que las clases dirigentes de cada país llamen en su apoyo a los proletarios respectivos, la guerra no deja de ser una empresa capitalista de proporciones gigantescas".....

Con respecto a dicha guerra, llamada la primera mundial (1914-1918), como consecuencia del hundimiento de un barco argentino "El Monte Protegido", por parte de un submarino alemán, el P.S. cambia su actitud antimilitarista y pacifista, por otra patriotera y guerrerista, lo que provoca la indignación de la mayoría de los afiliados del Partido. Para tratar este tema, se convoca a un Congreso Extraordinario el 28 y 29/4/1917, que se desarrolló precisamente en el Salón Verdi de La Boca. En la elección de delegados a dicho Congreso, Juan B. Justo, perdió en su propio Centro, a pesar de que su pariente, el diputado De Tomasso, llamó dos veces a elecciones, perdiendo en ambas oportunidades.

El proyecto de resolución de la minoría del Comité, fue firmado por Ferlini y Penelón, donde se nota la pluma vibrante de ambos, en ese entonces profundamente amigos, en el cual caracterizaban a la guerra, como una guerra imperialista, manifestando que la misma "es una consecuencia de las relaciones económicas actuales, fundadas en la propiedad privada y en la propiedad mercantil", "que la lucha de las naciones contra naciones, tiene su entraña en la necesidad capitalista de conquistar nuevos mercados para la producción confiscada al proletariado de cada país..." "... que los intereses del país son los de la paz y el trabajo, y no los de la guerra, con sus secuelas de horror y miseria..."

Solicitan que el Partido y la dirección de " La Vanguardia ", orienten su acción en sentido resueltamente contrario a toda intervención del país en la guerra. Si bien Ferlini fue el primer orador por la posición minoritaria en dicho Congreso, Penelón fue el último en exponer, con un discurso meduloso, no exento de ardor y fina ironía, arrastraría tras sí, a toda la militancia obrera presente, enfrentando a la intelectualidad más rancia del partido, encabezada por J. B. Justo, con el que, como se menciono anteriormente, disputó apasionada y vehementemente, destruyendo cada uno de sus argumentos guerreristas, los cuales por otro lado carecían de un mínimo de convicción.

Antes del Congreso, de todos los Centros, llovían declaraciones de repudio al grupo parlamentario socialista y, a la mayoría del Comité Ejecutivo, llegando a pedir la renuncia colectiva de ambos.

En el Congreso, sometiendo el tema de la guerra a votación, gana el despacho de la minoría de Penelón y Ferlini, sin embargo, el grupo dirigente del P.S. no sólo no se limitó a renunciar, sino que no respetó la resolución votada mayoritariamente. Los parlamentarios socialistas pidieron la ruptura de relaciones con Alemania y la declaración de guerra a la misma, cometiendo traición contra los principios del socialismo internacional. Los miembros de la minoría del Comité Ejecutivo, Ferlini y Penelón, enviaron sus renuncias al mismo y, simultáneamente, fueron expulsados de todos los centros socialistas, los defensores de la resolución ganadora del último Congreso. De esta defección ideológica y política, como ya se sostuvo antes, venia siendo vista por Penelón desde 1912, el Partido Socialista no se recuperaría nunca más.

Dirigiendo la oposición, minoritaria marxista dentro del P.S., fue fundador y primer director de " La Internacional " en el año 1917, difundiendo el socialismo sobre la base de la lucha de clases, el internacionalismo y la crítica marxista a la sociedad burguesa. Consecuente con dicho presupuesto, en tanto divulgador de la mejor tradición del pensamiento critico, aplicado a la lucha sindical, termina un artículo de fondo en dicha publicación, ya como órgano oficial del P.C., con el siguiente párrafo: "Lo dicho es suficiente para demostrar que los revolucionarios tienen plena razón, cuando en apoyo de su punto de vista sobre los deberes y métodos en los sindicatos, invocan a Marx y Engels como sus maestros en esta materia. Y justamente por esto lograrían, a pesar de la burocracia egoísta y estrecha, hacer de los sindicatos lo que nuestros grandes maestros siempre han exigido: organizaciones de lucha para la emancipación del proletariado de la esclavitud del salario mediante la lucha revolucionaria contra la burguesía"....."revolución o muerte", como dijo Marx.

Bajo su dirección " La Internacional ", pasaría a ser el primer órgano comunista de América. (ver "Paginas Doctrinarias" de " La Internacional ", 1921 y archivo adjunto de solidaridad con la Revolución Rusa ).


Los centros disueltos y minorías expulsadas, convocaron a un Congreso para el 5 y 6 de enero de 1918, que fue el acto fundante del PARTIDO SOCIALISTA INTERNACIONAL (PSI) donde se llamaba a "poner fin lo más rápidamente a la cruel guerra mundial" y se aprobaba una declaración de principios, netamente consustanciada con lo que ya había sostenido Lenin en las "Tesis de Abril" y que fueron esenciales para la Revolución Rusa , tenazmente respaldado en el pensamiento crítico y en la com - pasión necesaria para ser comunista, de acuerdo a la definición de Marx. De este modo, Penelón y Ferlini, fundan el P.S.I. que en 1921 adoptaría el nombre de PARTIDO COMUNISTA. SECCION ARGENTINA DE LA TERCERA INTERNACIONAL.

En este sentido, con percepción leninista, en una página memorable, como co - fundador del PARTIDO SOCIALISTA INTERNACIONAL, el 6/10/1918 Penelón en " La Internacional ", se expresa del siguiente modo:

"El sufragio universal es un arma. El Concejo una tribuna y un campo de batalla. Las ordenanzas son instrumentos de esclavitud o elementos de liberación. La Municipalidad es parte integrante del poder político burgués. Utilizaremos el sufragio para llegar al Concejo, hacer las ordenanzas y conquistar la Comuna para el proletariado"

Acaso Lenin no expresaba: ...."el arte de utilizar el parlamentarismo se ha reconocido verdaderamente como el índice (no la condición, pero sí el índice) de una buena actividad socialista".

¿No se manifestó abiertamente partidario de utilizar la Duma como tribuna de agitación y propaganda?"

El P.S.I. se presentó a elecciones. Fueron elegidos candidatos a concejales en el siguiente orden: Ferlini, Penelón, Zibecchi, Cantoni, Grosso, Palcos, Rodríguez, Docal, Medaglia, González Mellén, Lorenzo Rañó, Zeme, Miranda, Alonso, Blanco, Karothy, Ducasso, Rocca, Piuma Schmidt, Gratacós, Suárez, Ghioldi, Valle, Pascali, Villalobos, Brizuela, Saettone, Domínguez, Oriolo y Clerc.

Entró Ferlini como concejal con 3258 votos. Muchos han preguntado por qué siendo Penelón el líder indiscutible del Partido, fue Ferlini su primer concejal.

La explicación se encuentra en las siguientes razones: el afecto intenso de los afiliados que trataron de preservarlo debido a su delicado estado de salud (estaba enfermo de los pulmones, pronto caería en cama obligado a tomar licencia – todo indica que contrajo tuberculosis-), su exceso de tareas y el afán de no privarse de su sólida dirección en " La Internacional ". Además se le reservaba para un futuro próximo, el cargo ineludible de delegado al Congreso de la Internacional.

El 12 de febrero de 1920 el P.S.I. eligió en asamblea los candidatos para las próximas elecciones parlamentarias. Resultaron electos, por orden de acuerdo al número de sufragios: Penelón, Grosso, Zibecchi, Ghioldi, Medaglia, Miranda, Rodríguez, Cantoni, Palcos, Romo, Zeme, Khun, Mellén, Gratacós, Docal, Valle y Ducasso. Ese mismo año Penelón es elegido como único concejal de dicho partido.

José Fernando Penelón como dirigente máximo de la Federación Gráfica Bonaerense, en 1919 dirige la gran huelga gráfica, que es llevada al triunfo, después de casi nueve meses de paros, conquistándose las 44 hs. semanales y un aumento del salario del 50%. Como tal integró el Comité Federal de la F.O .R.A. (Federación Obrera de la República Argentina ). Apenas asumidas las tareas administrativas de dicho Comité, a los nuevos miembros, les tocó intervenir, en uno de los hechos más dolorosos y sangrientos de la historia obrera argentina:


LA SEMANA TRAGICA de enero de 1919.

En la segunda semana de dicho mes, los obreros metalúrgicos de la fábrica Vasena, en Nueva Pompeya, se habían declarado en huelga, solicitando mejoras salariales. Se trataba de un paro activo con movilización.

Policías y bomberos armados con winchester, descargaron sus armas sobre los trabajadores en huelga.

El día 9 de enero, el Comité Ejecutivo del P.S.I. reunido apresuradamente por Penelón, resolvió:

1°) Protestar enérgicamente contra la masacre realizada el martes por las fuerzas armadas de policías y bomberos, contra los obreros de la casa Vasena que ejercitan su derecho de huelga para obtener las mejoras que crean necesarias.

2°) Manifestar también su protesta contra la acción del gobierno que dispone de las fuerzas del Estado para ponerlas al servicio del capitalismo bárbaro y tiránico de la Casa Vasena , que está interesada en perpetrar su explotación y sembrar de paso el espanto para culpar a los trabajadores de los hechos acaecidos.

3°) Enviar a los obreros en huelga su augurio de triunfo, que ha de basarse en la solidaridad y conciencia de los trabajadores.

4°) Designar un miembro del Comité Ejecutivo para que haga uso de la palabra en el sepelio de las víctimas.

Hablaron en el acto Esteban Semería por la F.O .R.A. y Luis Bernard por el P.S.I. Este último, dirigente gráfico, no pudo concluir sus palabras, el escuadrón de las fuerzas de seguridad, descargó sus armas sobre los indefensos trabajadores, mujeres, niños y ancianos.

La F.O.R.A. declara la huelga general y el 9/1/1919 el Comité Ejecutivo del P.S.I. resolvió adherir a la misma.

HUBO EN TOTAL 800 MUERTOS, 4.000 HERIDOS, 1500 PRESOS Y UN NÚMERO INDEFINIDO DE DESAPARECIDOS, EN LOS HECHOS CONOCIDOS COMO LA SEMANA TRAGICA.

" LA Internacional ", dirigida en ese momento por Palcos, se manifiesta, con un escrito de José Fernando Penelón, el 1° de marzo de 1919, del siguiente modo:

"Entre el Gobierno y el Pueblo se interpone un río de sangre"..." se ha apaleado a pacíficos ciudadanos, se han tirado cientos de miles de tiros a diestra y siniestra; se ha herido y matado indistintamente a niños, mujeres, hombres y ancianos indefensos; se ha violado sin orden previa de juez, miles de domicilios, y no es un misterio para nadie que la horda formada por fuerzas armadas y guardias blancos, ha robado todo el dinero y los objetos de valor que encontraron a su paso, en las casas o en los bolsillos modestos de las personas saqueadas. Los policías agotaron los métodos más pérfidos de tortura: golpearon a los presos, les negaron alimentos, orinaron y defecaron en sus bocas, los expusieron en una azotea con la mirada fija al sol y al lado un centinela que al menor movimiento les pegaba un culatazo, los arrojaron escaleras abajo, ¿No habrán muerto así los desaparecidos misteriosos que buscan algunas familias? Por último, se han renovado en la "libérrima" tierra argentina, con más ferocidad que en la Rusia zarista, los bárbaros "progroms". La policía secundada por los guardias blancos de la Asociación del Trabajo, asaltó el barrio hebreo, destruyó muebles y bibliotecas, golpeó niños y ancianos."

La policía arrestó al principal dirigente del grupo Avangard (que se uniría a las filas del P.S.I.), Pedro Wald, antiguo militante socialista, que peleó en las barricadas de Moscú en el intento revolucionario de 1905, acusándolo de organizar una República Federal Socialista de los Soviets de Sud América. La burda trama no prosperó y sólo pudo enjuiciárselo por portación de armas, después de ser sometido a bárbara tortura. Es interesante destacar que este valioso y heroico dirigente socialista, escribe en Idish, la Historia de Belgrano, para que los paisanos no pensaran que era sólo una soda, como el mismo refiere en el prólogo. (la marca de ese producto que servían en las fondas donde comían los obreros)

La casa de Penelón, como la de otros dirigentes sindicales fue allanada de inmediato. En su calidad de miembro del Comité Federal, la F.O .R.A. pidió garantías para que el joven marxista no fuera perseguido. Se temía, en ese momento, contando con información fidedigna, por su vida.

Dentro del P.C. José Fernando Penelón fue su secretario general, habiendo tenido a su cargo, la organización del partido sobre la base celular y la dirección de su proceso de inserción en el movimiento obrero. No casualmente, cuando años después el P.C., traicionaría a la clase obrera (1927), dividiéndola aun más de lo que estaba ( la USA , la COA y la FORA ), creando un engendro estalinista llamado pomposamente COMITÉ DE UNIDAD CLASISTA, todos los principales dirigentes gremiales, que militaban en su seno, se irían con José Fernando.

Es delegado por dos veces (años 1922 y 1924) a Congresos de la III Internacional. (semblanza de Lenin, escrito por Penelón). En el congreso de 1922, llevará la denuncia y pasará un informe del papel jugado por el partido comunista en el levantamiento obrero de la Patagonia en el año 1921 (ver archivo Patagonia Trágica)

Fue el dirigente máximo del Secretariado de la Internacional Comunista para Sur América, INAGURANDO, como se desarrolló anteriormente de forma profusa, FIEL A LOS PRECEPTOS MARXISTAS, CON SU AMIGO MARIATEGUI, (posición que también compartían Recabarren y Mella): QUE HABIA QUE VER DESDE SUR AMERICA EL MARXISMO Y NO AL REVES. AMBOS PAGARIAN MUY CARO EL SOSTENIMIENTO DE ESTA POSTURA.

EL ESTALINISMO, ENCARNADO EN LA CONDUCCIÓN DEL P.C. ARGENTINO, LA PEOR DEL CONTINENTE, PROPINARIA UNA DERROTA A LA MEJOR TRADICIÓN DE LA IZQUIERDA marxista LATINOAMERICANA, HOY RECOGIDA e interpretada EN SUR AMERICA, de acuerdo a los desafíos del nuevo siglo, CAUSALMENTE, POR UN ORIGINARIO Y UN MILITAR MESTIZO. Y ESTO SOLO ES POSIBLE, PORQUE SIEMPRE ESTUVO LATENTE EN LA MEMORIA DEL PUEBLO, O SEA, NUNCA FUE VENCIDA.

Funda la primer revista teórica del comunismo americano: "La Correspondencia Sudamericana" con tiraje de miles de ejemplares en toda América Latina y, echa las bases para la creación de los primeros Partidos Comunistas de Latinoamérica. En 1918 preside el Congreso del P.S. Uruguayo, consiguiendo que este partido, se afiliara dos años después a la III Internacional. En 1922 logra que Emilio Recabarren (un hermano para él, compañero entrañable de la federación gráfica, de la fundación del P.S.I. y el P.C.A.) al frente del P.S. Chileno, se adhiera también a la III Internacional. Echa las bases para que se constituya en 1921 el P.C. Brasileño, así mismo, con su amigo Mariátegui, sienta los fundamentos, para que éste, en 1926, funde el P.S. del Perú, cimiento del comunismo en dicho país, otro tanto haría con el P.S. del Ecuador en 1926, en 1920 nuclea los primeros grupos comunistas de Bolivia y en 1922 de Colombia.

Como Secretario de la Internacional Sudamericana , atento siempre a la lucha en el plano de la cultura, escribe, bajo el título de PROPÓSITOS, en el primer número de "La Correspondencia Sudamericana", el 15 de abril de 1926:

Año I, N°1; 15 de abril de 1926

Propósitos

"Sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario. Sólo si está dirigido por una teoría de vanguardia es que el partido puede jugar su papel de vanguardia" - LENIN

Entre las tareas que corresponden al Secretariado Sudamericano de la Internacional Comunista , una de las principales es la de la capacitación teórica de nuestros militantes y partidos de Sud América. Debemos reconocer cuan necesaria es. Nuestro inolvidable maestro, Lenin, nos decía que sin teoría revolucionaria, no podía existir un verdadero Partido Comunista, un verdadero partido de vanguardia. LA CORRESPONDENCIA SUDAMERICANA se propone dar a nuestros Partidos y militantes de Sud América esa capacitación teórica que contribuya eficazmente a hacer de ellos verdaderos bolcheviques.

Ahora bien. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? El C.E. de la I.C ., en una carta a este Secretariado, nos dice que los militantes sudamericanos deben aprender a tratar como bolcheviques sus propios problemas. No se trata, pues, de una cultura libresca, sino práctica. No se trata de teorizar subjetivamente sobre problemas de otros Partidos, sino de saber sacar de ellos las experiencias para aplicarlas a nuestros propios países, a nuestro propio medio. Para Lenin era un mal comunista el compañero que sabía muchas cosas de otros países, pero que no conocía nada de lo que pasaba en el propio. Es, también, un defecto muy común en nuestros Partidos. Queremos subsanarlo. Como bolcheviques trataremos especialmente nuestros problemas, sin callar los errores que podamos cometer, haciendo la autocrítica de nuestro propio movimiento sudamericano, única forma de llegar a una verdadera capacitación leninista de nuestros Partidos. Daremos una información y estudiaremos especialmente nuestros propios problemas. Claro está, buscando aplicar las resoluciones y experiencia de la I.C. y de todas sus secciones.

No se nos oculta que la tarea es grande y difícil. Muy poco o nada se ha hecho en ese sentido hasta este momento. Pero la voluntad de hacerlo es el comienzo. Iniciamos, pues, la labor. Y contando con el decidido concurso de todos los militantes sudamericanos, llevaremos adelante esta obra que, al comienzo será deficiente, pero que la experiencia de todos los Partidos y militantes de Sud América irá perfeccionando para hacer de todos –Partidos y militantes- verdaderos bolcheviques.

Estos son los propósitos de LA CORRESPONDENCIA SUDAMERICANA , que deben ser los de todos los comunistas de Sud América que anhelan cumplir su gran misión revolucionaria

SECRETARIADO SUDAMERICANO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA

Fue el orientador indiscutible del P.S.I. y del P.C. Cuando en el seno del Partido Comunista, comienzan a manifestarse actitudes y hechos que significan el abandono de los presupuestos del socialismo científico, de verdadera raigambre marxista, Penelón plantea su disidencia ante el nuevo rumbo que tomaban los acontecimientos, signados por el auge de una burocracia que traiciona a la clase obrera, echando por tierra los elementos esenciales que le habían permitido tomar el poder en Rusia, al mismo tiempo que se manifestaban las primeras actitudes de un imperialismo pan - eslavista y, se trataba de sujetar a los diferentes P.C., a las necesidades de la burocracia estalinista, propendiéndose al culto de la personalidad.

Penelón, liderando a la mayoría del P.C., desenmascara las actitudes arribistas y oportunistas de algunos de los principales dirigentes comunistas, como Victorio Codovilla, Rodolfo Ghioldi, Orestes Ghioldi, Cantor, Cantoni, etc.

Este arribismo y oportunismo se manifiesta, precisamente con relación a la clase obrera.

En el año 1927, se produce una profunda escisión en el P.C., Penelón y otros militantes son expulsados del mismo. Se van con ellos, más de 600 afiliados, la mayoría proletaria del partido y, casi toda la juventud.

Cuando el historiador e investigador Emilio Corbiere, en un reportaje efectuado a Ruggiero Rúgilo, compañero de Penelón de las primeras horas del Partido Socialista y luego del P.S.I, del P.C. y de Concentración Obrera, le formulara la siguiente pregunta en el año 1976: ¿Cómo se produjo la división en 1927? Rúgilo contesta: "uno de los problemas fue una supuesta disidencia sindical que se trajo por los pelos. Nosotros, los comunistas, habíamos propiciado en todo momento la unidad del movimiento obrero.

En el Congreso de la F.O .R.A., que se realizó en el 21, a propuesta de los comunistas se formó un Comité de Unidad Obrera, cuyo secretario fue Juan Greco, y se trató de reunir a todas las fuerzas dispersas, o sea, las dos FORAS, del quinto y del décimo Congreso y sindicatos autónomos. Se llegó al Congreso de Unidad realizado en el 21 en la "Verdi". Así dio nacimiento la USA (Unión Sindical Argentina) y a pesar de que en esa unión prevaleció un criterio sectario, bregamos igualmente por la unidad. Los socialistas, tiempo después, se separaron y con los ferroviarios, empleados de comercio y otros gremios menores formaron la COA (Confederación Obrera Argentina). Existían entonces, la USA , la COA y la FORA quintista.

Llegaron a nuestro país dos delegados de la Internacional Comunista , Raymond y Anselmi, que traían la misión de la Intersindical Roja y quisieron que fundáramos un "Comité de Unidad Clasista". En esa ocasión Rodolfo Ghioldi se acerca a mí y me pregunta: "Mirá, ¿Qué te parece si constituimos el Comité de Unidad Clasista para tratar de unificar a todas las organizaciones?" Le contesté que me parecía inoportuno, porque de acuerdo a las posiciones que mantenían tanto la USA como la COA , querrían que la unidad se hiciera a través de sus organizaciones y la FORA quintista rechazaba unificarse en ese momento. De manera que nosotros constituiríamos una cuarta Central. En vez de unificar, iba a ser a la inversa, dividiríamos más al movimiento sindical. Me responde Ghioldi: "Tenés razón". Pero noto con sorpresa que en una reunión posterior, Rodolfo Ghioldi sostiene la tesis contraria de lo que me había manifestado a mí. Se volcó completamente por la aceptación de ese inoportuno Comité. Allí comenzaron las discrepancias. Ellos cambiaban porque la Internacional Comunista había cambiado de posición y solicitaban la constitución del Comité".

En la revista "Todo es historia", N°106, marzo de 1976, Emilio Corbiere le pide a Rúgilo un juicio sobre Penelón, a veinte años de su fallecimiento.

"Vea amigo, para que tenga una idea de quien fue Penelón, le voy a leer lo que opinaba" La Internacional " él

3 de marzo de 1926, que era dirigido en ese momento por Rodolfo Ghioldi. Semanas después se lo acusaría de desviación ideológica. Decía: "José F. Penelón, gráfico, milita en el movimiento obrero y socialista desde los 15 años de edad. Ya en el año 1906 actuó activamente en la gran huelga gráfica. En 1908 intervino en forma principal en la fundación de la Juventud Socialista de la 12° y 13°, uno de los primeros centros juveniles del país. Ininterrumpidamente ocupó, dentro del viejo partido Socialista, los puestos más variados y de más grande responsabilidad. Desde secretario de centro, de Comité electoral, hasta miembro del Comité Ejecutivo, delegado a los Congresos, candidato a DIPUTADO. En el año 1912 intervino activamente en la fundación del centro de estudios "Carlos Marx", perteneciendo a la redacción de "Palabra Socialista ", centro y revista que orientaban a las fuerzas de izquierda del partido Socialista, que ya se hacían notar contra la corriente oportunista de los jefes. Prestigiado por la izquierda marxista del partido, fue miembro del Comité Ejecutivo y candidato a diputado en 1916. Planteado en el seno del P.S. la disidencia con motivo de la guerra europea, encabezó la corriente marxista que obtuvo un ruidoso triunfo en el Congreso de la Verdi. Su discurso en dicho Congreso es una de las piezas marxistas más brillantes que se han producido en el país. Dirigiendo la oposición, la agrupó en torno a" La Internacional ", de la que fue su director. Expulsado en 1917 por los jefes reformistas, fue fundador del P.S.Internacional, hoy partido Comunista. Dentro del movimiento obrero ha ocupado también los puestos más destacados. Activa en la Federación Gráfica , intensamente, desde el año 1910. Fue el dirigente de la grandiosa huelga gráfica del año 1919. Formó parte también del Concejo Federal de la ex FORA. De su actividad dentro de la Federación Gráfica , puede dar cuenta el siguiente hecho: ha pasado por 65 talleres, de los cuales fue expulsado por huelgas, represalias, etc."

"Dentro del Partido Comunista ha realizado la más variada actividad. Fue electo concejal en 1920, desempeñando su puesto en la forma brillante que todo el proletariado conoce y recuerda. Fue secretario general del partido, habiendo tenido a su cargo la organización del mismo sobre la base celular y la dirección de su proceso de bolchevización. Fue director de " La Internacional " y delegado por dos veces a Rusia. Actualmente es el dirigente del secretariado de la Internacional Comunista para Sud América y miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. Orientador de la oposición marxista en el seno del viejo partido Socialista, FUE EL ORIENTADOR INDISCUTIBLE DEL PARTIDO SOCIALISTA INTERNACIONAL Y CONTINÚA SIÉNDOLO DEL PARTIDO COMUNISTA." FUENTE: " LA INTERNACIONAL ", 3 de marzo de 1926...., en suma: "El Lenin Sudamericano".

Tiempo después, cuando Stalin, con su termidor, congelara la revolución rusa, en 1927, junto a Codovilla, de la misma calaña, asaltaran, como bandoleros, el Comité Central del P.C., convirtiendo, al partido, en correveidile consuetudinario del estalinismo, en ese momento, se descubriría como miserable en lo personal y lo político, mediocre en lo intelectual, de ahí patológicamente envidioso, calificando sin sonrojarse, al más brillante intelectual marxista de la primera mitad del siglo veinte en nuestro país, José Fernando Penelón, que trataba de desarrollar una política coherentemente leninista, apoyando las reivindicaciones concretas, frente a la fraseología ultra revolucionaria, aunque en el fondo liberal del P.C., como "el Doriot argentino", en referencia al comunista francés, que termino siendo agente de Hitler. Definitivamente inexcusable.

A 47 años de distancia Rubens Iscaro, tarde ya como de costumbre en el P.C.A., en su historia sindical, le daría la razón, con algunos limites, a José Fernando Penelón, con relación al Comité de Unidad Clasista, diciendo: "que el mismo fue obra del sectarismo de algunos sectores del partido", por eso a medias, ya que fue una clara posición estalinista, contra revolucionaria, de divisionismo hacia el seno del movimiento obrero, de la dirección del P.C., regurgitada y plasmada de forma definitiva en el espantoso congreso de 1928. Así y todo Iscaro va a sostener: "a las masas obreras no se las puede ganar para la orientación revolucionaria si la vanguardia del proletariado se aísla de las grandes corrientes orgánicas que las nuclean". Desde su clara posición de clase, era lo que sostenía José Fernando en ese momento, cuanto daño se infringió al movimiento obrero por no quererlo ver así.

Pero hay más, en 1929, se obligaría, al otro intelectual inmenso del marxismo sur americano, José Carlos Mariátegui, a bajar a Buenos Aires, denostándolo de forma salvaje y hasta amenazándolo, cuando ya se encontraba muy enfermo, muriendo un año después. Donde tendría que aguantar a, González Alberdi, un bruto, ignorante craso de la teoría marxista, nada menos que en la Primera conferencia comunista latinoamericana, defender el librecambismo y sostener una hipótesis contraria al industrialismo en la Argentina , condenando al proteccionismo y al nacionalismo económico.

Y todo ¿por qué?:

Porque desde una postura visionaria, José Carlos y José Fernando (acompañados por Recabarren y Mella), cargados de rebeldía frente al anquilosamiento estaliniano de la teoría y la práctica anticapitalista y socialista de entonces, repleto de lo propio indo-americano, Mariátegui dice en El hombre y el Mito: Una "mística susceptible de milagros, apta para llenar a los desgraciados de esperanza, ......a suscitar mártires y a transformar el mundo con promesas de bondad y virtud".

Y Penelón repleto de la impronta de Mariano Moreno, dice: si viviese Mariano Moreno contestaría el concepto tan pobre de las "minorías selectas" de Sánchez Sorondo con lo que ya decía antes de 1810: "la plebe es la clase más útil de la sociedad" y diría con la Concentración Obrera , que de la clase más útil –y no de minorías selectas- debe ser el gobierno para beneficio de toda la humanidad.

Tan es así, que hacían una diferencia entre el análisis marxista del capitalismo, que para ellos era inobjetable y, la estructura que, para su divulgación y vulgarización, se había formado. Entendían que en cuanto a teoría de análisis del capitalismo, no había nada que sustituya al marxismo. Sin embargo muchas de las tácticas y estrategias (por aquello de Trotzky, de que la una es un arte y la otra una ciencia) ideológico-políticas del movimiento comunista, no eran aplicables. No inferían que debían ser descartadas, sino repensadas, por ejemplo: la insistencia de ambos en la unidad de la clase obrera y, llevar adelante todos los esfuerzos necesarios para mantener una sola central, por aquello de Lenin, en cuanto a la praxis: "que debía ser como el mimbre, capaz de doblarse todo lo que fuera necesario pero no romperse" y, a Rosa Luxemburgo, cuando ya en 1918, hablaba "de la unidad entre la clase obrera y los originarios latinoamericanos". Otro punto que los separaba, a ambos, de la estructura estalinista, era la concepción CULTURAL, tenían claro con Lenin: "QUE LA CULTURA QUE SE IMPONE ES LA CULTURA DE LA CLASE DOMINANTE ". Y esa clase dominante, había aplastado el riquísimo acervo histórico, donde los levantamientos de los originarios y la continuidad del patriotismo criollo, eran sistemáticamente ocultados. Es ahí donde entienden que la cultura tiene un papel que nunca había tenido en el pasado, sobre todo con el enorme flujo de clase obrera, corrida por el hambre europea en nuestro caso y el desprecio que había logrado instalar la oligarquía en Perú y en el resto de Latinoamérica, hacia el originario, recordemos que sin permiso, había sectores enteros de Lima, La Paz , Quito, México DF, entre otras capitales, que los naturales no podían pisar, por lo tanto se dispusieron a dar batalla en ese campo: - "observamos diariamente la situación y el estado de espíritu de las masas obreras"...."No es un análisis teórico cualquiera sino que se basa en la práctica, y ésta es mucho más importante que todas las discusiones teóricas del mundo" va a decir José Fernando siguiendo a Lenin - . Enfatizando en la necesidad de la acción individual y colectiva para transformar la sociedad, presentando el lado activo del materialismo, capaz de superar el materialismo pasivo muy en boga en aquellos tiempos, adentrándose en el ser humano, en su condición de ser sensorial, necesitado de fe, de mito, de certeza en los propósitos de sus luchas y esfuerzos. Ciencia y fe, razón y mito aparecen de la mano en su innovadora concepción. Herejía para el marxismo "oficial" de esos tiempos. Herejía mayor en el seno de la "civilización burguesa". Pensamiento y acción fundidos para remontar el dominio de la burguesía e impulsar el socialismo.

Epílogo

En el año 1927 José F. Penelón funda el partido Comunista de la Región Argentina , que luego se ve obligado a modificar su nombre, por imposición de un estatuto militar del gobierno de Uriburu.

Reafirmando lo ante dicho, respondiendo a la clara posición que habían desarrollado con Mariátegui, en relación, a cómo debía verse la propuesta que el marxismo debía hacerle a la clase obrera y al campo nacional sur americano, es que, así como Mariátegui va a sostener para el Perú, la necesidad de ver desde los originarios, los presupuestos epistemológicos del marxismo, Penelón va a fundar Concentración Obrera, viendo desde la posición de Mariano Moreno en la Revolución de Mayo, los presupuestos epistemológicos del marxismo hacia el campo popular y la clase obrera argentina y, tan es así que va a declarar a su partido "morenista". PRIMERO Y UNICO EN EL SIGLO XX, DE LA IZQUIERDA MARXISTA.

El qué hacer político, lo lleva a ocupar una banca en el Concejo Deliberante poco tiempo después. José F. Penelón es el obrero-concejal que defiende la causa del pueblo de la ciudad de Buenos Aires y, en especial de sus habitantes más humildes y desamparados.

Fustiga la política imperialista que hipoteca al país al contratar los grandes empréstitos, pone de manifiesto los grandes negociados de las privatizaciones. Entre sus múltiples intervenciones, cabe recordar algunas, como la que significó en el año 1923, su denuncia, por un intento de soborno de la ANGLO (compañía inglesa de transporte), para conseguir el voto de Penelón, a fin de lograr un jugoso aumento tarifario. Su actitud, significó para el pueblo de Bs. As. , un ahorro de casi 300 millones de pesos fuertes m/n, en un sólo año, cuando la concesión que se le otorgaba al ANGLO era por 11 años.

Su lucha para lograr la anulación de las concesiones de la CHADE (compañía hispanoamericana de electricidad) y la rebaja de las tarifas eléctricas de dicha empresa en un 50%, fue permanente durante los tres períodos en que se desempeñó como concejal. Su acción contra el monopolio del transporte, la defensa de los derechos de los gremios, como el de los "canillitas" y su constante preocupación, por mejorar las condiciones de trabajo y escalafón de los obreros y empleados municipales. Ya en el año 1934 había presentado un proyecto para que las casas y propiedades inmuebles en general, desocupadas y que pertenecían a la Municipalidad de la Ciudad de Bs. As. fueran otorgadas a los "sin techo". El proyecto de la "copa de leche" en las escuelas, fue autoría de Penelón.

En otro orden de actividades desarrolladas por Penelón, también podríamos mencionar su apasionada defensa de la República Española y, del pueblo soviético en su encarnizada lucha contra la bestia parda, hasta lograr la victoria total, además de sus permanentes alegatos contra todo tipo de dictadura, reaccionaria y fascista. A este hombre, que fue condecorado personalmente por Lenin en Rusia, con el grado de Coronel Honorario del Ejército Rojo y a quien, el mismísimo V.I.Lenin, le reconociera mérito suficiente, para solicitarle se quedara en dicho país, para trabajar en la construcción del socialismo, los dirigentes del P.C.A, después de reconocerlo como líder hasta 1927, en que fue separado del partido, por divergencias político - ideológicas, han contribuido a silenciar cualquier referencia hacia su persona.

Con respecto a la escisión de 1927 del P.C.A. podemos decir, que las diferencias más explotadas en el seno del partido, se referían a los esfuerzos de Penelón, por practicar el programa de reivindicaciones inmediatas en el Concejo Deliberante, para aliviar la situación de los obreros, y acercar las masas al partido. Entre los graves errores del P.C.A., conducido a partir de 1927 por Codovilla y Ghioldi, merecen recordarse, su oposición a la jubilación en 1920 y el aguinaldo, en los comienzo del gobierno peronista, respondiendo a la bajada de línea estalinista del P.C. de la Unión Soviética que propiciaba la obstrucción sistemática a todo acto de gobierno, aún con aquellas medidas que favorecían a la clase trabajadora. También existieron discrepancias sindicales con Penelón; parte de la dirigencia del Partido, oponía una posición aislacionista, contra el trabajo de José Fernando Penelón y organizaciones obreras comunistas, de unir fuerzas, para fortalecer el movimiento obrero. Tan es así, que trataron de destruir las organizaciones sindicales, con sectarios Comités de unidad Clasista, que no eran ni unitarios ni clasistas y, por lo contrario se decía de Penelón: "Tiene toda la depravación oportunista del renegado" (La correspondencia sudamericana, 30 de abril de 1929, pagina 11), o sea doblemente caraduras, por un lado usar un medio periodístico fundado por José Fernando y por otro lado con una hipocresía descomunal, mentir, mentir y mentir, ¿quién usaba en realidad los recursos de los nazis?.

En lugar de tratar estas diferencias en el seno del partido, como compañeros, se procedió sin ética alguna, a enviar a Moscú a Ghioldi, a espaldas del Comité Central y, se cursaron telegramas a la U.R .S.S. en secreto, contra Penelón y compañeros, creando un clima de división, con informes parcializados.

Con anterioridad al proceso peronista, Penelón venía oponiéndose a la "Unidad Nacional" con las fuerzas conservadoras y predicaba un "Frente Democrático" de centro-izquierda. Su posición fue, la negativa a integrar la "Unión Democrática" (1946). Cuando Rodolfo Ghioldi, hablaba del fascismo peronista y marchaba del brazo de Santamarina y lo más reaccionario de la burguesía conservadora, dando origen al "gorilismo", CONCENTRACION OBRERA", sostenía que era un error unirse a los enemigos de la clase obrera y al embajador de los E.E.U.U.

Penelón fundamentaría dicha posición, sosteniendo: "Esta unidad nacional, que se propicia, no quiere significar un frente democrático. Es la unión nacional lisa y llana, con el conservadurismo, que pretende extender hasta la pos guerra y con una neta concepción conservadora de los problemas sociales. Dicha resolución – las de crear la unión democrática – resulta una forma hábil para desnaturalizar el anhelo popular de la unidad nacional y preparar una candidatura fundamentalmente oligárquica, quizá a cambio de algún ministerio en un gabinete de una nueva concordancia"

Perón en 1946, le ofrecería, por interpósita persona, el Ministerio de Trabajo, proposición que declinó, por diferencia de ideología política concreta, lo cual no impidió que en 1954 el Sr. Borlengui, Ministro del Interior del gobierno concurriera personalmente al homenaje que sus compañeros le hicieran en el local central del partido, aunque su féretro estuviera cubierto por la bandera roja del proletariado internacional, demostrando que desde una clara posición marxista, él había vislumbrado que el 17 de octubre no fue un acontecimiento demagógico, sino fruto del reconocimiento, por su cumplimiento efectivo, de reivindicaciones del movimiento obrero argentino, las cuales venían siendo sostenidas con su lucha desde los últimos años del siglo diecinueve y, que el acto propiamente dicho fue una expresión de la clase obrera en esa etapa, independientemente del juicio de valor que mereciera en lo ideológico y político Perón.

Todo esto, también se sostiene, para concluir que nuestro Che no nació de un repollo. Su visión ética de una revolución latinoamericana, contaba con la impronta de seres humanos, tanto en lo teórico, como poniendo el cuerpo, que les permitió identificar la continuidad del sujeto social latinoamericano, con alto sentido de porfía revolucionaria. Esto, ya habían sido descubiertos, entre otros, por Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo, San Martín y Bolívar. Pero Penelón y Mariategui, lo resignificaron desde el pensamiento científico, para sustentar la revolución socialista, todavía inconclusa, tan cara a su ideario. Son así ellos, los principales gestores, de esa substancia, que permitió al Che fijar los elementos epistemologicos del llamado hombre nuevo.


La mejor forma de cerrar esta breve exégesis, es hacerlo con palabras del propio José Fernando Penelón, que adquieren una actualidad meridiana:

"La lucha por una mejor y más profunda democracia asume así carácter de urgente necesidad popular. Es la lucha por la defensa de los intereses vitales del país todo. Es la lucha en el terrero económico, político, social y cultural por la defensa de la República contra los asaltos de la reacción retrograda y sus aliados extranjeros. Es la lucha por la liberación nacional, la conquista del paso indispensable para abrir cauce al progreso social argentino. Es la lucha liberadora del país contra la invasión extranjera y sus aliados argentinos, la que existe entre una verdadera democracia popular y la reacción fascista conservadora"

Como dijera, el compañero Luis Eduardo Duhalde, interpretando la huella que imprimiera Penelón a la mejor tradición del peronismo revolucionario en la década del sesenta, encarnada en Williams Cooke: "Otro hubiera sido el destino de la izquierda argentina si José Fernando Penelón hubiera triunfado"

Los autores de esta brevísima exégesis, han considerado pertinente, por lo menos en esta ocasión, no hacer una critica del personaje, que por supuesto hay que hacer, dejamos librada la página, para que investigadores o personas interesadas, la realicen con probidad, nada será censurado. El motivo de esta decisión se debe a la necesidad de poner en claro, el pretendido, aunque infecundo olvido y, el ninguneo, al que se lo ha intentado someter, a José Fernando Penelón, sobre todo por la izquierda oficial argentina, pero primordialmente por el PC, quedando también para el futuro un cúmulo impresionante de injurias que la conducción de este partido ha realizado, sin solución de continuidad.

ASIMISMO, fundamentalmente, por la imperiosa necesidad, que para la etapa actual de lucha contra el imperialismo, tienen las figuras que, como José Fernando, intentaron ver desde un sujeto revolucionario sur americano al marxismo y, la construcción como consecuencia, de una CULTURA del frente nacional, centrado en la soberanía del pueblo, tan necesario, para lograr la definitiva independencia de sur América.

Guillermo López        Aurora  Tumanischwili Penelón