La Correspondencia Sudamericana


Año I, N°1; 15 de abril de 1926
Propósitos 
"Sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario. Sólo si está dirigido por una teoría de vanguardia es que el partido puede jugar su papel de vanguardia"-LENIN
Entre las tareas que corresponden al Secretariado Sudamericano de la Internacional Comunista , una de las principales es la de la capacitación teórica de nuestros militantes y partidos de Sud América. Debemos reconocer cuan necesaria es. Nuestro inolvidable maestro, Lenin, nos decía que sin teoría revolucionaria, no podía existir un verdadero Partido Comunista, un verdadero partido de vanguardia. LA CORRESPONDENCIA SUDAMERICANA se propone dar a nuestros Partidos y militantes de Sud América esa capacitación teórica que contribuya eficazmente a hacer de ellos verdaderos bolcheviques.
Ahora bien. ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? El C.E. de la I.C ., en una carta a este Secretariado, nos dice que los militantes sudamericanos deben aprender a tratar como bolcheviques sus propios problemas. No se trata, pues, de una cultura libresca, sino práctica. No se trata de teorizar subjetivamente sobre problemas de otros Partidos, sino de saber sacar de ellos las experiencias para aplicarlas a nuestros propios países, a nuestro propio medio. Para Lenin era un mal comunista el compañero que sabía muchas cosas de otros países, pero que no conocía nada de lo que pasaba en el propio. Es, también, un defecto muy común en nuestros Partidos. Queremos subsanarlo. Como bolcheviques trataremos especialmente nuestros problemas, sin callar los errores que podamos cometer, haciendo la autocrítica de nuestro propio movimiento sudamericano, única forma de llegar a una verdadera capacitación leninista de nuestros Partidos. Daremos una información y estudiaremos especialmente nuestros propios problemas. Claro está, buscando aplicar las resoluciones y experiencia de la I.C. y de todas sus secciones.
No se nos oculta que la tarea es grande y difícil. Muy poco o nada se ha hecho en ese sentido hasta este momento. Pero la voluntad de hacerlo es el comienzo. Iniciamos, pues, la labor. Y contando con el decidido concurso de todos los militantes sudamericanos, llevaremos adelante esta obra que, al comienzo será deficiente, pero que la experiencia de todos los Partidos y militantes de Sud América irá perfeccionando para hacer de todos –Partidos y militantes- verdaderos bolcheviques.
Estos son los propósitos de LA CORRESPONDENCIA SUDAMERICANA, que deben ser los de todos los comunistas de Sud América que anhelan cumplir su gran misión revolucionaria.
EL SECRETARIADO SUDAMERICANO DE LA INTERNACIONAL COMUNISTA